Escalada

¡Descubre tu tienda de escalada!

Tenemos los mejores productos para que disfrutes de tu deporte favorito. Equípate para la escalada con la mejor relación calidad precio.

 

 
 

FIN DE TEMPORADA ESCALADA Y ALPINISMO

 
 

CUERDAS
DE ESCALADA

 

 
 

PIES
DE GATO

¿QUÉ SIENTE RELAMENTE EL ESCALADOR?

 

Notar como los dedos se abren, Sentir el límite muscular desde las puntas de los dedos hasta el final de la espalda y sobretodo una vocecita que te dice "déjalo, descansa y luego sigues". El dilema, al menos desde fuera, es de fácil resolución, me dejo caer y luego acabo con mi objetivo, al fin y al cabo tengo un compañero de confianza absoluta que me asegura mediante un sistema de cuerda y polea que lleva funcionando desde el año 100 a.c. ¿Qué simple no? es tán lógico como fragmentar el esfuerzo para llegar al final "del objetivo".

Posiblemente el lector escalador pensará que reducir a semejante simplicidad un dilema así se puede considerar como un sacrilegio hacia "el deporte de los gatos". No se equivoca en absoluto, un escalador no se rinde jamás. Caerá y caerá, y cuando piense que lo domina, volverá a caer y caer, pero siempre lo habrá hecho con la satisfacción de saber que ha ofrecido su 100% y que por mucho que el dolor muscular lance señales a nuetsro cerebro suplicando que paremos habrá algo por encima que siempre le dira "no, un poco más, tu puedes": Nuestro alma de escaldor.

Y eso es lo increíble de la escalada, que no sólo es un conjunto de músculos llevados al límite. No solo consiste en un inicio y un final, ¡Qué va!. La escalada es muchísimo más, consiste en exprimir tu mente a límites desconocidos, es autosuperación en estado puro, es confianza, fortaleza, fe, reto, valentía extrema, prudencia, pasión, equipo, la escalada es calma, es cabeza, y sobretodo, es coraje.

¿Qué piensas cuándo escalas? creo que todos los escaladores coincidiremos en lo mismo: "A por el siguiente paso". Por ello tu cabeza está fuera de cualquier angustia de la vida cotidiana, es un espacio en blanco donde sólo se visualiza el siguiente paso para llegar al final de tu reto sin caer, como si se tratara de una pared donde no existen las poleas y es "luchar o morir". ¿Qué locos estamos los escaladores no? Es la locura lo que hace este deporte tan sumamente impresionante.

Dicho esto, volvamos a la historia inicial y acabémosla:

Notar como los dedos se abren, Sentir el límite muscular desde las puntas de los dedos hasta el final de la espalda y sobretodo una vocecita que te dice "déjalo, descansa y luego sigues". Pero esta vocecita se desvanece como una llama en el desierto, no encuentra ni un sólo punto donde se pueda aferrar, eso es así porque están los 5 sentidos y el 100% de los músculos y neuronas dispuestos a apretar los dedos y lanzarse hacia arriba para agrrar la preciosa presa final. Aquella presa que consigues agarrar con una mano y lanzas un grito que se apaga siendo el último resquicio de energía que queda. Un grito que simplemente es... La definición de escalada.