22 artículos para

Raquetas de Squash

Más Vendidos

Precio: Menor a mayor
Precio: Mayor a Menor
Valoración
% Descuento
Más Vendidos
Tu producto ha sido añadido
Comparar mis productos (0/5)
Abrir
No hay ningún producto que comparar
Tu comparador está lleno Por favor, elimina un producto.
Eliminar
Volver a la lista
Comparar mis productos

¿CÓMO ELEGIR BIEN TU RAQUETA DE SQUASH?

 

En el squash, como en cualquier deporte de raqueta, elegir bien el tipo de raqueta con la que vamos a jugar va a determinar en gran medida nuestro éxito dentro del deporte. Una tarea complicada si no conocemos bien qué tipo de parámetros debemos tener en cuenta a la hora de tomar ésta decisión. Tenemos que tener claro que no existe la mejor raqueta de squash del mundo, existe la mejor raqueta adaptada a cada usuario
 

¿CARACTERISTICAS DE LAS RAQUETAS DE SQUASH?

Peso raqueta squash: el peso suele oscilar entre los 100/110 gr, hasta los 190/200 gr.

A medida que vamos aumentando el peso de la raqueta, vamos ganando en potencia de golpeo, mientras que cuanto más vayamos disminuyéndolo, ganaremos en manejabilidad y reactividad a la hora de golpear. En squash, al contrario que en el tenis, conforme nuestro nivel de juego vaya aumentando es lógico ir disminuyendo de peso en la raqueta, ya que al ser un juego tan rápido, necesitamos mucha velocidad y reactividad para cargar rápido la raqueta en cada golpe, cosa que con una raqueta pesada es difícil de conseguir.

 

Balance: el balance, junto con el peso, son los 2 parámetros más importantes a tener en cuenta para la elección de nuestra raqueta. Éste nos va a indicar en qué punto de la raqueta tenemos repartido el peso. Cuando hablamos de balance, podemos identificar 3 tipos: balance alto (peso en la cabeza o cabeza pesada), balance bajo (peso cerca de la empuñadura o cabeza ligera) y balance medio (peso equilibrado en el centro de la raqueta).

Un balance alto nos va a proporcionar una mayor potencia, mientras que cuanto más cerca de la empuñadura tengamos repartido el peso, iremos ganando en control.

*Si colocamos la raqueta en horizontal (paralela al suelo) y colocamos debajo nuestro dedo índice, podemos ir buscando el punto exacto en el que se encuentra el centro de gravedad de la raqueta.

 

Corazón abierto/cerrado: corazón abierto se le denomina a aquellas raquetas en las que cabeza y varilla forman un solo conjunto, sin espacio entre ellas. Corazón cerrado son las raquetas en las que entre la cabeza y la varilla existe un espacio (forma similar a las raquetas de tenis).

Un corazón abierto nos proporcionará mayor potencia, mientras que con el corazón cerrado nos beneficiaremos en control.

 

Patrón de cordaje abierto/cerrado: hablamos de patrón de cordaje cuando nos referimos al número de cuerdas que tiene la raqueta.

Una raqueta con patrón abierto, se refiere a aquella que tiene menos cuerdas (mayor separación entre verticales y horizontales). Éste tipo de patrón nos dará una mayor potencia, aunque también corremos más peligro de que se puedan romper.

Una raqueta con patrón cerrado, se refiere a aquella que tiene mayor número de cuerdas (menor separación entre verticales y horizontales). Éste tipo de patrón nos proporcionará mayor control de la pelota.

 

Material aluminio/grafito: por lo general, casi todas las raquetas que nos encontramos en el mercado a partir de un nivel de juego medio, van a ser construidas en grafito. El aluminio es un material más resistente que el aluminio (sufre menos con los golpes a la pared, algo que sucede mucho en el squash), menos flexible (transmite más las vibraciones), pero más económico. El grafito en cambio es un material más ligero y flexible que el aluminio (aporta mayor manejabilidad y potencia, y reduce más las vibraciones), pero es un poco más costoso.

Una vez que tengamos claro cuáles son los parámetros a tener en cuenta a la hora de elegir nuestra raqueta, debemos de identificar qué tipo de usuario somos para saber qué raqueta nos viene mejor

 

 

¿Qué Raqueta de tenis necesito según mi tipo de juego?

Jugador que empieza en el deporte: incluímos en éste grupo a jugadores que quieren comprar una raqueta para probar el deporte, incluso sin saber si les va a gustar o van a querer continuar. En éstos casos deberíamos recomendar una raqueta sobre todo económica (las raquetas de aluminio suelen ser más baratas que las de grafito)Ejemplo: Artengo SR700.

 

Jugador ocasional: éste tipo de usuarios que ya han probado y les gusta el deporte, pero no juegan muy a menudo, necesitarían una raqueta de peso alto (entre 170-185 gr. apróx.), que les proporcionará ese ‘plus’ de potencia de la que carecen ya que están iniciándose en éste deporte. También sería recomendable una raqueta de balance alto (cabeza pesada), con el cuál conseguirán, junto con el peso que hemos recomendado, la potencia necesaria para poder comenzar a descubrir éste deporte. Ejemplo: Artengo SR830 (a espera de probar la nueva gama de raquetas Artengo).

 

Jugador regular: tipo de usuario que empieza a aumentar su nivel de juego y llega a practicarlo entre 3 y 5 veces al mes. La raqueta recomendable para éste jugador sería una raqueta con un peso algo más bajo que el jugador ocasional (entre 150-165gr. apróx.), y un balance medio-alto. Para éste usuario sigue primando la búsqueda de potencia. Ejemplo: Artengo SR860 (a espera de probar la nueva gama de raquetas Artengo).

 

Jugador en perfeccionamiento: es un usuario que, sin llegar a ser un jugador experto, está buscando el aumento en su nivel de juego y lo practica de manera más frecuente que el jugador regular. Éste usuario necesitaría una raqueta de squash con un peso medio (entre 140-150gr. apróx.) y un balance más equilibrado en el centro, ya que éste tipo de jugador está adquiriendo potencia, y empieza a buscar un control mayor de la pelota y más velocidad de reacción en el golpeo. Ejemplo: Artengo SR890 ​

 

Jugador experto: éste tipo de usuarios, al contrario que los que se inician en el deporte, le dan prioridad a buscar una raqueta que les permita tener una mayor reactividad a la hora de cargar la raqueta, mayor manejabilidad y más control, ya que en niveles altos del squash la velocidad de juego es muy alta. Esto es posible gracias a una raqueta  de peso bajo(entre 110-130 gr. apróx.) y un balance más cercano a la empuñadura (cabeza ligera).

 

Es importante tener en cuenta que siempre pueden darse excepciones en los diferentes usuarios. Puede existir el usuario ocasional que debido a su constitución, o amplia experiencia en otros deportes de raqueta, no necesiten una raqueta que les aporte tanta potencia al principio, o un usuario experto que siga buscando una raqueta que le de potencia en lugar de control.

 

Angel MORENO,  Decathlon CORDOBA

angel.moreno@decathlon.com