El mantenimiento del palo de golf

El mantenimiento de los palos es un elemento esencial en el golf. Si no se cuidan, los palos pierden eficacia, pueden estropearse e incluso romperse. Para mejorar el rendimiento de los palos, sigue estos consejos.

Agua y golf no siempre son una buena mezcla... Ir arriba

Jugar con lluvia es posible, las condiciones climáticas no son obstáculo cuando se vive la pasión por el golf.

Pero recuerda que es importante, después de una partida con lluvia, secar bien el material para evitar que el agua deteriore los elementos delos palos (puede oxidar la cabeza y la varilla, impregnar de malos olores el grip…).

Además, secar los palos y después guardarlos en un lugar húmedo, no sirve de nada. Es muy importante guardarlos en un lugar protegido de la humedad.

Protege los palos frágiles Ir arriba

Si existen protectores de madera y protectores de putter es porque la cabeza de estos palos es muy sensible, especialmente cuando está compuesto por un inserto.

Estas fundas protectoras evitan golpes y daños, para mantener la eficacia del inserto.

Para las varillas de grafito, utiliza una bolsa con compartimento integral(separación hasta el fondo de la bolsa). Al guardarlos y sacarlos de la bolsa, evita los golpes repetidos y que se debiliten las varillas.

Atención: si utilizas tubos para proteger los palos en las bolas, comprueba quesean tubos diseñados especialmente para varillas de grafito (tubos con protecciones).

Palos limpios para un rendimiento óptimo Ir arriba

Los palos y las bolas que no están limpios pierden eficacia (control de distancia y toque). Te recomendamos que los limpies siempre al finalizar una sesión de golf o durante la partida, por ejemplo: 

Comprueba siempre que las estrías estén bien limpias. Antes de cada golpe, límpialas con una toalla o sencillamente con la hierba. Es una garantía para jugar con el máximo control de la distancia y toque. 


Con tiempo húmedo, seca la cara del putter.

1. Limpia la hierba o cualquier otro resto que pueda afectar al contacto entre el putter y la bola

2. Evita la absorción de la humedad para conservar el inserto en condiciones óptimas.


Frota los grips con un cepillo pequeño (como un cepillo de dientes o para las uñas) y agua con jabón. El agarre será óptimo y recuperarás las características iniciales del grip. Después de utilizarlos en exterior, seca los grips para conservarlos bien y evitar los malos olores.