ENTREGA EN 48H* | ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 50€ (+INFO)
Filtrar resultados
12
artículo artículos para

Chaquetas y plumas de esquí niños

Ordenar por:

Tu producto ha sido añadido
Comparar mis productos (0/5)
Abrir
No hay ningún producto que comparar
Tu comparador está lleno Por favor, elimina un producto.
Eliminar
Volver a la lista
Comparar mis productos
  • Aprender a protegerse del frío

    ¿Alguna vez te has preguntado por qué una chaqueta de esquí es más fina que una chaqueta normal? ¿Te ha pasado alguna vez que por mucho que te abrigas sigues teniendo frío? ¿Y esas veces que hace mucho frío y nos abrigamos tanto que acabamos sudando?

     

    Para elegir bien nuestra chaqueta impermeable es importante conocer el tipo de actividad que vamos a realizar. Una actividad intensa en montaña necesitará que el tejido, además de no dejar  pasar el agua, que sea capaz de dejar escapar el vapor de agua que generamos en nuestras salidas sin que éste se quede atrapado y moje la prenda en su parte interior.

    El RET de una prenda es el coeficiente de Resistencia a la transpiración. Cuanto más bajo sea el RET más traspirable será la prenda.

    Es importante elegir aquellas prendas con ventilaciones mecánicas mediante cremallera debajo de los brazos.           

    Para protegerse del frío…no olvides los complementos.

    No debemos olvidar tampoco proteger nuestras extremidades. La cabeza, por ejemplo es donde perdemos la mayor cantidad de calor. Las manos y los pies son las partes más sensibles a las variaciones de temperatura. Se han realizado numerosos estudios de modelización térmica que afirman la influencia entre las temperatura de las extremidades y su influencia en el confort térmico general percibido.

    Prestar atención a este último factor puede hacer que garanticemos nuestro confort térmico o no al protegerse del frío.

    Materiales como la fibra polar o la lana los utilizaremos para los grosores más finos.

    Entre estas fibras se alojara el aire, así es como crearemos una resistencia térmica. Materiales más gruesos como la guata o la pluma son los que nos protegerán de las grandes diferencias de temperatura.

    La guata es un material sintético en base poliéster que es capaz de crear grandes volúmenes de aire retenido. Logrando prendas ligeras y cálidas. La pluma es un material natural, formado por plumas y plumón con una capacidad de retención de aire y compacidad extraordinarias. Según los porcentajes de pluma y plumón así como la capacidad de expansión de la mezcla a mismo gramaje obtendremos mejores calidades.

    Los CUIN (Cubic Inches) es el volumen que ocupan distintas calidades de pluma con el mismo gramaje. A mayor CUIN más volumen ocupará y más aire retendrá pesando lo mismo.

    ADVERTENCIA. Si la pluma se moja pierde TODAS sus propiedades térmicas ya que se apelmaza, En caso de lluvia es indispensable un impermeable.

    La capa 3: No te mojes

    ¿Cuál es su misión?

    Nos protege de la intemperie, sea lluvia, viento o nieve. Es la que evitará que nuestra capa 2 se moje y pierda propiedades de aislamiento térmico.

    ¿Cómo funcionan?

    Se utilizarán membranas o tratamientos químicos que harán que las moléculas de agua no lo atraviesan, pero que a su vez.. permitan que el vapor de agua que generamos salga hacia el lado exterior como lo han hecho con las dos capas anteriores.

    Niveles de impermeabilidad

    La calidad del tejido impermeable se mide en columnas de agua,  que nos van a indicar la cantidad de presión que debe hacer el agua sobre el tejido para atravesarlo. Tendremos tejidos de 2.000 mm hasta más de 18.000mm. Norma ISO 811

    ¿Una buena resistencia me garantiza un 100% de impermeabilidad?

    No, una alta resistencia, nos garantizará una protección durante más horas debajo de una lluvia intensa. Pero esto no es todo, de nada vale que un tejido sea impermeable pero sus no lo son sus costuras y sus uniones, por eso una chaqueta de estas características debe estar bien concebida: (Cremalleras estancas, cierre en puños, diseño de la capucha, bolsillos, etc.)

    Entonces ¿y si me pongo un plástico por encima directamente?

    Este no dejará pasar el agua, evidentemente, pero hará que nuestra transpiración no salga y nos empapemos con nuestro propio sudor.

    Cómo elijo mi chaqueta impermeable

    ¿Cómo funcionan?

    Todas estas prendas van a seguir un principio muy sencillo:

    Para evitar que el calor se escape debemos guardar la mayor cantidad de aire posible y que éste se mueva lo menos posible.

    Si conseguimos crear una capa de aire retenido entre fibras a nuestro alrededor conseguiremos que nuestro calor tarde más en escapar y por lo tanto que estemos más cómodos. Sin embargo, debemos continuar con la misión de la capa 1 y dejar que nuestro cuerpo traspire. De nada sirve tener una buena capa 1 traspirable si la 2 no lo es.

    ¿En qué prendas encontramos estas propiedades?

    Las prendas con lo que conseguimos una protección efectiva contra el frío serán :

    Las fibras sintéticas base poliester como la guata o el polar. Las fibras naturales como la pluma o la lana. Otros materiales innovadores.

    Estos mecanismos se pueden combinar:

    El cuerpo, en autoprotección, buscará la manera forma de calentarse, haciéndonos tiritar por ejemplo, o con otros mecanismos de protección como la vasoconstricción para evitar que nos sigamos enfriando. Si la pérdida de calor es continua las consecuencias pueden ser fatales.

    Nuestro objetivo: Para protegerse del frío, debemos adaptar nuestro equipo para reducir la pérdida de calor y mantener nuestro cuerpo seco. Para ello utilizaremos el sistema de 3 capas.

    La capa 1: Dejemos que nuestro cuerpo respire

    La primera capa, puesto que es la que está directamente en contacto con nuestro cuerpo es la que se encarga de regular la temperatura corporal, permitiendo que el sudor de nuestro cuerpo salga sin problemas y no permanezca sobre la piel. Las fibras de este tipo de prendas van a atrapar el sudor y lo van a llevar a la superficie exterior alejándose de nuestra piel y lo dispersan para que su evaporación resulte más fácil.

    Para protegerse del frío destacamos el poliester y la lana merina. Debemos intentar evitar el algodón por su capacidad a absorber la humedad entre las fibras y no dejarla salir al exterior. Estas prendas son las camisetas térmicas, las cuales, en función de la actividad que vayamos a desarrollar serán más o menos transpirables.

    Por ejemplo, una camiseta de esquí necesitará ser más transpirable que aquella que utilicemos para nuestras marchas más tranquilas. Como complementos en el uso, tendremos aquellas con capucha, con elásticos para las manos o con el faldón en goma para que se ciñan a nuestro cuerpo.

    La capa 2: no dejes que tu calor se pierda, utiliza el aire para atraparlo.

    Para la protegerse del frío, la capa 2 es la más importante.

    ¿Cuál es su misión?

    Su misión es la de crear una resistencia térmica al calor que intenta escapar de nuestro cuerpo. Así pues, variamos el espesor de esta capa en función de nuestras necesidades:

    Desde un fino polar, hasta los gruesos abrigos de plumas para las paradas en alta montaña.

    Se acerca el invierno y en este post vamos a ver cómo equiparse para las bajas temperaturas. Protegerse del frío es muy sencillo si se conocen los mecanismos básicos del cuerpo humano y las propiedades de cada prenda. En primer lugar, comenzaremos por saber cómo funciona nuestro cuerpo.

    ¿Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando hace frío?

    ¿Sabías que de toda nuestra energía sólo un 20 % se transforma en movimiento y el otro 80% se pierde en forma de calor?

    Nuestro cuerpo, ya sea actividad ya sea en reposo, siempre genera calor debido al metabolismo, es una fuente de calor. Cuando estamos en actividad podemos llegar a generar hasta 4 veces más calor que el que generaríamos en reposo.

    Para que todo funcione correctamente, éste tiene que mantener una temperatura constante de 37°C. Nuestro cuerpo va a intentar mantener esta temperatura sea cual sea la temperatura exterior buscando siempre un equilibrio entre el calor que perdemos y el que generamos.

    En caso de alta actividad y exceso de temperatura, el cuerpo genera sudor para que éste, por evaporación, refresque la piel, haciéndola bajar a la temperatura de seguridad.

    ¿Cómo se transmite el calor?

    El calor se transmite de los cuerpos más calientes a los cuerpos más fríos. Cuanto mayor sea la diferencia de temperatura entre uno y otro, con más intensidad se realizará la transferencia. Ésta, sólo cesará cuando los dos cuerpos estén a la misma temperatura.

    Cuando sentimos frío, quiere decir que la cantidad de calor que estamos perdiendo es mayor que la que generamos y corre el riesgo de que bajemos de nuestra temperatura de seguridad.

    ¿Cómo perdemos el calor?

    Por conducción, se da cuando existe un contacto con cuerpos que estén a baja temperatura. Por convección por corrientes de aire a nuestro alrededor. Por radiación emitida en forma de ondas electromagnéticas. Por evaporación del sudor, el cambio de fase líquido a gas del sudor toma la energía de nuestro cuerpo enfriándose.